OPINIÓN: Valledupar va a la deriva

Valledupar va a la deriva. Luego del proceso de elección realizado en el año 2019 en donde el Pueblo Vallenato respalda con una mínima diferencia al actual Mandatario Mello Castro por encima de Ernesto Orozco Duran, llega el año 2020 y junto a él la oportunidad de que se le diera continuidad a algunas obras que había dejado la Administración del exalcalde Augusto Daniel Ramírez Uhía, luego que se proyectara a Valledupar como la más linda. Llega el momento para un joven vallenato que había tenido dos cargos de elección popular como Concejal de Valledupar y Diputado del Departamento del Cesar, tal vez la juventud sería una de sus fortalezas.

Le puede interesar: La millonaria inversión de Invías en La Guajira

Comienza su mandato y de su mano la expectativa de los Valduparenses para que Valledupar se posicionara entre las Ciudades del Caribe, los primeros meses fueron para empezar a organizar la agenda y planear objetivos a cumplir durante la anualidad, pero llega un visitante inesperado, el Coronavirus el cual arrojo una pandemia que traería consigo nuevos retos para todos los gobernantes del País, así transcurrió el año 2020 la principal acción de la Administración se basó en atender las nuevas necesidades de la ciudadanía, pero no se adelantó ninguna obra de impacto significativo.

Leer más: Ana del Castillo le dice “Te amo” a Wilfran Castillo

El equipo de Gobierno de la Administración ha sido muy disperso, algunos han pasado en el anonimato, no se ve un acompañamiento entorno a los direccionamientos del alcalde Mello Castro, al parecer existen pequeñas islas que no se encuentran en función de lo que necesita la ciudad, Valledupar merece más y es que nos están debiendo porque se puede asimilar la ciudad a un Barco sin rumbo fijo.  

Hoy luego de haber transcurrido un año, un mes y 17 días, se ve una Administración sin orden, sin jerarquía, sin liderazgo, no existe proyección, ni una ruta visible, la inseguridad llegó para mantener en zozobra a los ciudadanos, calles llenas de escombros y basuras, obras en varios sectores sin los permisos para su realización, el Río Guatapurí sin dolientes, nuevas Invasiones en diferentes puntos de la ciudad, no hay avances en materia de empleabilidad y reactivación económica.

Es necesario que exista una reorganización, a nadie le conviene que le vaya mal a la ciudad, porque perdemos todos, invito al alcalde para que trabaje de la mano de los diversos sectores, que tome decisiones entorno a los funcionarios que están, pero no se sudan la camisa, es hora de pellizcarse, los días pasan y es indispensable salir del atolladero en que nos encontramos.

“Algunas de las mejores lecciones que aprendemos provienen del pasado. El error del pasado es sabiduría y éxito del futuro”. Dale Turner.

Valledupar va a la deriva Por: Juan Pablo Cuello Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: